LOS CÁNTICOS DE NUESTRO FÚTBOL








El COVID-19 nos está dejando sin lo más preciado del fútbol: los estadios llenos. Un deporte mucho más insípido y artificial sin aficionados. Ahora, donde solo nos queda hacer memoria y preparar gargantas para la vuelta, recordamos algunos de los cánticos más significativos del fútbol mundial.







Una de las cosas que más se está echando de menos en esta etapa funesta de estadios vacíos y atmósferas hieráticas es el fervor de los espectadores. La banda sonora que siempre ha acompañado a los enfrentamientos sobre el césped brilla por su ausencia. Esta desnaturalización del deporte está remarcando aún más el axioma de que el fútbol sin los fans no es fútbol. Aprovechando este contexto queremos reivindicar la tarea de los seguidores del balompié de todo el mundo, realizando un recopilatorio sobre los cánticos más famosos de la historia de este deporte.


No podríamos empezar de otra manera que no fuera con el mágico "You’ll Never Walk Alone". La canción, creada por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein para el musical Carousel del año 1945, se ha convertido en himno del Liverpool. Ha sido interpretada por todo tipo de artistas y músicos, pero es famosa por su relación con el club red. Escuchar esta obra de arte en vivo y en directo entonada por la grada KOP es un acto iniciático-futbolero que debe completarse una vez en la vida. Amor y fidelidad al club a la máxima potencia. Sinergia total entre fútbol y música.


El segundo cántico a destacar es el himno del Sevilla, que lejos de convertirse únicamente la ceremonia de apertura a los partidos en Nervión, se ha convertido también en una herramienta de animación potente. Los seguidores sevillistas entonan la canción del centenario cuando necesitan animar al equipo o cuando se encuentran en un estado de catarsis total por los hechos que están teniendo lugar sobre el terreno de juego. Por ejemplo, cuando se efectúa una remontada. “Dicen que nunca se rinde”, vaya si no lo hace…


Dejando de lado los dos himnos que hemos mencionado anteriormente, toca analizar una canción que se ha creado ex novo para animar a los jugadores. Hablamos del "Glory Glory Man United". Su historia también es bastante interesante. La canción apareció como single en 1983, como herramienta para calentar la previa de la final de la FA Cup. Fue escrita por Frank Renshaw, miembro del grupo Herman s Hermits. Desde los 80 se ha convertido en un cántico habitual que suena en las gradas de Old Trafford. Seguro que al leer el nombre ya la habéis tarareado en vuestra cabeza.


En relación a nuestro fútbol, uno de los cánticos que más fama ha ganado los últimos años recibe el título de "Un día de partido". Seguro que ya imaginaréis a qué club hacemos referencia: efectivamente, el FC Barcelona. Utilizando la base de la pieza italiana “El Estate Sta Finendo”, creada por Rigueira, la grada de animación del Camp Nou monta una pequeña fiesta en cada partido. “Un día de partit, al Camp Nou vaig anar, només entrar a la grada, em vaig enamorar...” bastante explícito.





​Los jugadores también suelen recibir elogios musicados por parte de la grada. Uno de los fenómenos más curiosos que parten de esta premisa lo vivimos en el año 2016. Un seguidor del Wigan colgó en internet un vídeo con el título "Will Grigg’s on Fire", una oda al atacante irlandés con la base musical del tema “Freed from Desire” de Gala Rizzatto: "Will Grigg’s on Fire, your defence is terrified..." Quizás uno de los mejores cánticos personalizados de la historia.


También existen equipos que directamente se apropian de una canción determinada y la convierten en un himno extraoficial. Estas canciones suelen sonar después de un partido y son utilizadas por los seguidores para animar a sus gladiadores. Dos de los casos más paradigmáticos están protagonizados por equipos alemanes: el Bayern de Múnich y el Sankt Pauli. Los bávaros utilizan el tema “Seven Nations Army” de The White Stripes tras anotar un gol; generando así una atmósfera mágica que explicita un mensaje: "Queremos más". El club de los piratas, por su parte, utiliza otro tema famoso de la historia de la música la "Song 2" de Blur. La relación entre el Sankt Pauli y el cuarto arte es suficientemente conocida por todos por la significación antifascista de la entidad.


Abandonando el viejo continente, en Sudamérica también son expertos en crear cánticos divertidos y pasionales. Uno de los más popularizados estos últimos años fue el "Brasil, decime qué se siente". Los argentinos la utilizaron en su periplo por territorio enemigo, levantando algunas ampollas cariocas. Y estuvieron a punto de coronarse campeones del mundo en 2014 en el territorio de su máximo rival futbolístico. En relación a la competición de clubes, una de las aficiones más prolíficas es la de River Plate, y uno de los cánticos más famosos es el "Ay ché bostero, mirá que distintos somos" que hace referencia a la rivalidad eterna e inherente entre River y Boca.


Finalmente, no podíamos dejar de lado otro de los otros templos futbolísticos de primer orden en cuanto a atmósfera deportiva se refiere: Celtic Park. Sus seguidores suelen cantar una canción española de la Guerra Civil en sus enfrentamientos: "Viva la quinta Brigada", una oda que elogia el papel de las brigadas internacionales irlandesas dentro del conflicto fratricida español.