"OJALÁ TENGAMOS CANCIÓN DE FÚTBOL EN EL SEGUNDO DISCO"







Ya tienen conciertos programados para cuando se recupere la nueva normalidad y recientemente, el Primavera Sound anunciaba que formarán parte de su cartel para la próxima edición. Un reto que, para Diego, integrante de Carolina Durante, es “la bomba”. Después de reencontrarse tras pasar todo el confinamiento separados, la banda comienza a ensayar y preparar su segundo disco. Entre tanto, Diego Ibáñez atiende a Zonamixta Magazine para hablar, entre otras cosas, de su pasado como futbolista, de sus proyectos y de la “mayor gilipollez que ha hecho por el fútbol.



¿Cómo ha pasado el confinamiento Carolina Durante?


Lo hemos pasado por separado. Se agradece, porque al final llevamos un ritmo superalto de conciertos. Estos años no hemos parado y de no ser por el hecho de que se han cancelado todos los festivales y conciertos previstos, casi que agradezco este parón. Ahora que entramos a preparar el segundo disco, se ve reflejado que hay más frescura. Hemos ido a ensayar por primera vez y teníamos muchas ganas. Fue como “Joder, ¡qué agusto!”.

¿Notáis la presión en la industria de aprovechar el confinamiento sí o sí?


Sí, por supuesto. Y mira que yo viendo entrevistas de otros artistas, la mayoría coinciden en que es muy difícil sacar provecho reflejado en canciones. Se puede sacar provecho de otras formas. No me he aburrido durante el confinamiento. Si se hubiera podido ir a ensayar con el resto del grupo, hubiéramos sacado mucho más. Pero solo en casa, 24 horas, siete días a la semana, es diferente. Al principio del confinamiento yo pensaba que sacábamos el segundo disco de una tirada; no teníamos más que hacer, pero no. Me equivoqué totalmente.

¿Cuándo ideasteis este segundo disco?


Ahora hemos sacado dos singles y ahora viene un tercero, que forman parte de un EP y los grabamos antes del confinamiento. El segundo disco no es cosa de que se nos haya ocurrido ahora, sino que uno va viendo fechas y nos encajaba meternos en el estudio en septiembre y octubre y tener cuatro meses.

¿Cómo se gestiona el no poder salir a la calle y que todo el grupo esté a tono para trabajar en el disco?


A ninguno nos ha afectado emocionalmente. Estas dos últimas semanas sí que estaba más hasta los co*******. El que peor lo llevado ha sido Martín, que necesita siempre estar haciendo cosas, es al que más le gusta estar en la calle. Yo ahora soy más relajado, y a Juan le daba hasta pena que se acabara el confinamiento.

Cuando os ponéis a analizar el escenario a partir de ahora, ¿planeáis alguna estrategia?


A partir de julio se podrán hacer conciertos al aire libre para máximo 400 personas. Nos aferramos un poco a ese palo, que evidentemente no es lo idóneo. Además, esas personas tendrían que estar sentadas. Es un tipo de concierto más adecuado para un cantautor. No es nuestro rollo, pero intentamos acogernos a lo que se puede. Se ha puesto una norma que quizá no se ajusta a todos los grupos.



¿Forma vuestro grupo parte ya del nuevo tipo de festivales que mezcla grupos de muchos géneros?


Me gustan los festivales que meten mucho género. Evidentemente, también encuentro atractivo y veo romántico un festival en cuyo cartel hay una línea fija a la hora de seleccionar artistas. Los festivales me flipan desde siempre, hacen que la gente se interese por la música y la descubra. Cuando yo iba al FIB, me gastaba todos mis ahorros y estaba pendiente de las confirmaciones. A raíz de las nuevas confirmaciones, descubría nuevos grupos.

¿Cómo se vive pasar de ser usuario de un festival a formar parte del cartel de un festival como el Primavera Sound, por ejemplo?


Es la hostia. Me hacía mucha ilusión tocar en el Primavera, porque es el único de los grandes en el que no habíamos tocado. Es la bomba. Te cambia la perspectiva y la sensación totalmente.

Cuando ves otros conciertos, ¿incorporas cosas que ves en otras bandas y grupos?


Por supuesto. Si eres un artista que consume mucho de lo que hace, al final te vas a enriquecer.

Si hubiera un género que diríamos que no lo escuchas nunca…


El jazz, tío. Me aburre, soberanamente. No me molesta, pero no me pongo jazz en mi casa.

En algunas entrevistas habéis dicho que Carolina Durante es un grupo de tocar los fines de semana. ¿Qué hacéis entre semana?


Hacemos lo que puede hacer cualquier chaval de 20 años. Mis colegas siguen siendo los mismos que lo del colegio.

¿Tratas de desconectar del fin de semana o estás pensando siempre en la siguiente actuación?


Creo que del grupo soy el que más tiene en la cabeza el grupo. También es verdad que soy quien lleva las redes, que te hacen desconectar menos.

¿Os sabe mal que el hito de inicio del grupo sea esa canción con Amaia u os intentáis desmarcar que siempre se vinculen los inicios del grupo con esta canción?

El grupo pega el boom con Cayetano. Con los dos primeros EP vendimos 1.200 entradas en Madrid. Fueron las dos que nos hicieron sonar más en un grupo en general. Evidentemente, tras la colaboración con Amaia, da otro paso grande. Es innegable que haber colaborado con ella nos ha abierto puertas para llegar a mogollón de gente.

En 2019 sacasteis el primer disco, ¿confiáis en el formato físico?

Tiene un gran componente de romanticismo. Sacar un disco te permite hacer un escaparate más completo de lo que sería un grupo, la gente puede conocer mejorlo a través de un disco que solo con un EP. También, además, anuncias un disco y haces una gira de presentación de ese disco, y eso mola.


El grupo no hubiera existido si tú llegas a aceptar una beca para jugar al fútbol en Florida.


Fui a Las Rozas con 19 años. Allí hacían una especie de pruebas para ir a jugar a Estados Unidos. Luego allí eran cuatro o cinco días jugando. Iban ojeadores de diferentes universidades, y según cómo jugaras, te ofrecían una cosa u otra. Y me achanté. Pensé: ¿me voy a tirar tantos años fuera de casa? Me gusta mucho estar aquí.


Cuando fuiste a hacer las pruebas, ¿viste muchas diferencias?


La mayoría éramos de fuera. Por ejemplo, había mucha gente de Latinoamérica que buscaba una beca. Cuesta mucho dinero estudiar en una universidad allí y muchas veces no nos damos cuenta de lo increíble que es la educación pública en España.


Tenéis El himno titular y Minuto 93, dos canciones vinculadas al mundo del fútbol. ¿Te paran los pies para hablar de fútbol o no te sale escribir canciones?


En el grupo yo soy realmente el futbolero y mis letras le tienen que gustar a todos. Martín, por ejemplo, se ve un Madrid-Barça, pero no se ve un Madrid-Leganés. En cambio, a Mario y Juan les da absolutamente igual. Ya me costó que cogieran la de El himno titular… Una vez intenté abrir la veda, pero la canción no era muy buena. El otro día, volví a escribir una y les he ido avisando ya. Ojalá tengamos canción de fútbol en el segundo disco.


¿Crees que El himno titular funciona porque este es un país que se toma en serio el fútbol, pero que también le gusta reírse de sí mismo?


Sí, totalmente. Antes me afectaba más, pero cuando ahora pierde el Real Madrid un partido importante, me mosqueo, pero, ¿cómo no me voy a reír?


¿Por qué crees que la gente de fuera del mundo del fútbol lo intenta desprestigiar?


La gente a la que no le gusta el fútbol, cuando ve la importancia que tiene para quienes sí les gusta, le resulta muy complicado de entender. Yo lo entiendo. También es el reflejo absoluto del sistema capitalista en su forma más pura.


¿Cómo te sentiste cuando a Odriozola lo cedieron al Bayern?


Me dio pena. Si se fuese a un equipo que va a jugar, me alegraría, pero si se va al Bayern… pues suerte. Creo que he gafado a ese chaval. Me da mucho apuro.


Hace un año dabais una entrevista en la que decíais que hasta ese momento erais el Getafe, ¿de qué equipo sois ahora?


Ahora somos el ‘Eurogeta’. Por ejemplo, anunciamos el Wizink y lo tenemos en diciembre. Si llegamos al Wizink y lo llenamos, ahí te diría que somos la Real. Hay que ir poco a poco.


Llevas tatuado el “siuuuuu” de Cristiano Ronaldo por una apuesta. ¿Es lo más loco que has hecho por fútbol?


Diría que sí. Marcarte un “siuuu” de uno de los personajes más odiados y para colmo es ponerte en la piel que es para siempre. Es la mayor gilipollez que he hecho por el fútbol.


En nuestra entrevista con Afrojuice hablamos de su canción sobre José Mourinho, y ahora hablas de Cristiano Ronaldo como jugador que es odiado, ¿por qué crees que nos atraen esas figuras? ¿Por qué alguien como Messi no nos atrae tanto?


Esas personalidades más chulescas y de villano creo que son atractivas y son currantes. Es un poco antihéroe. Como se aleja totalmente del prototipo de futbolista modélico, los acerca un poco más a nosotros. El fútbol sería un coñazo sin gente con esas personalidades.


¿Crees que muchos jugadores jóvenes se pierden por el camino de llegar al profesionalismo por culpa de las redes sociales?


Estoy completamente seguro. Yo veía el documental de Michael Jordan (The last dance) y la continua presión de los medios. Ahora no es solo así, sino que incluso en tu propia casa tienes un elemento como el móvil con el que tienes toda la atención volcada a ti. Puedes mirar constantemente lo que piensan de ti, tener un feedback de personas externas. Te añade una presión increíble. Te lo digo yo, que tengo un grupo de éxito, pero que ni por asomo se acerca a la atención que puede recibir un jugador de nivel medio de la Liga. Nadie puede aguantar eso, y menos cuando tienes 15 o 16 años.


A veces se os compara como el joven que sube de la cantera al primer equipo con mucho desparpajo y energía. ¿Cuál es el último canterano en el fútbol que te haya sorprendido?


Fede Valverde no cuenta, ¿no? (risas) Ansu Fati me pareció increíble.


¿Has desconectado este tiempo del fútbol?


Mucho. Hoy he hecho un repaso muy rápido a ver que decían. Pensaba que para qué iba a mirar nada si no había nada nuevo. En verano no veo nada, a no ser que haya amistosos.


¿Cómo ves este fútbol sin público que hasta dentro de un tiempo no va a volver a la normalidad?


He leído que van a poner grabaciones de público en el propio estadio. Me parece muy raro. Me parece que oír a los jugadores gritarse cosas y a los entrenadores dar instrucciones, me parece también bonito. Dentro de lo raro, me apetece ver un partido en esas condiciones.